Periodismo ciudadano: luces y sombras

En estos últimos años, la comunicación digital ha tomado el timón de la información periodística. Las publicaciones digitales se dan ya en todos los medios impresos relevantes y se crean además otro tipo de portales de información tales como redes de marcadores y portales de noticias. Dejando aparte otro tipo de implicaciones y caracterírticas del periodismo digital, realizaré un análisis de los elementos interactivos que se incluyen en tres webs diferentes de información periodística: Elpaís.com; Terra y Menéame, viendo qué ventajas se dan tanto para el usuario como para el periodismo y la información, y es que una mayor participación de parte de los destinatarios implica ventajas, retos y nuevas concepciones sobre el futuro del periodismo en la red.

En primer lugar, el análisis de Elpais.com nos muestra un medio digital que apuesta claramente por la participación del usuario, se pueden enviar comentarios, fotos, vídeos, responder a test y encuestas, participar en foros y chats o crear un blog en La comunidad de blogs gratuitos de Elpais. Se trata por tanto de una apuesta clara por la participación, con un diseño cuidado y accesible en todas las secciones interactivas. Destaca especialmente de este medio la ya nombrada Comunidad de blogs, donde se permiten crear diferentes blogs de temáticas actuales o de literatura y alojarlos gratuitamente en la web, permite así un gran intercambio de la información ya que el medio no sólo oferta la opinión de sus profesionales (Blogs de Elpais) sino que también permite la generación de contenidos por parte del ciudadano.

Comunidad de blogs de Elpais.com
Aquí se plantea la primera pregunta sobre los medios digitales, ¿el periodismo ciudadano se puede igualar al profesional? Y es que obviando las diferentes calidades de los contenidos ciudadanos, hay un elemento a destacar y es la veracidad de las fuentes, la disciplina periodística obliga a verificar con diversas fuentes las informaciones que se publican para garantizar el rigor y la verdad . Sin embargo, hasta qué punto se puede asegurar que la información generada por un usuario es veraz o un simple rumor.

Por otra parte, destaca la valentía del medio que ofrece todas sus secciones al análisis y el comentario de sus lectores, el peligro: adecuar la información bajo parámetros comerciales para crear un producto ajustado al público potencial, admitir en definitiva que la información es un producto de mercado y crear así un vacío informativo cuando las noticias no se ajusten al gusto de los consumidores.

Para finalizar con este análisis señalar una tercera idea, que aparecerá también en el resto de medios analizados y es que con la generación de contenidos por parte del usuario se rompe un poder tradicional de la prensa: establecer los “temas de agenda”, así el monopolio de los medios y los poderes sobre los temas en boga en la actualidad queda mermado, con una mayor democratización gracias a la tecnología que por un lado es positiva y por otra parte introduce el peligro de que los temas que no conozcan los lectores queden en segundo plano.

Como segundo medio a destacar, tenemos el portal de noticias Terra, también con amplias posibilidades de participación, presenta: chats, foros con distintas temáticas que no se reducen sólo a un nivel informativo, sino que incluyen debates sobre otros ámbitos de entretenimiento. Dentro de los foros aparecen vídeos, imágenes, etc, generadas por los usuarios. Hay por tanto un servicio online de blogs y foros donde se pueden crear directorios para almacenar fuentes y es lo que más relevante de este medio, las herramientas online para el periodista ciudadano que lo aproximan a las disciplinas profesionales del periodista , se trata de un avance en cuanto al proceso de generación del contenido, muy positivo desde mi punto de vista.
Comunidad de Terra

Por último, Meneame permite enviar “historias” a los usuarios registrados, que también pueden participar en chats y crear un perfil de usuario así como comentar las diferentes noticias, se trata de un concepto diferente ya que los usuarios envían un contenido que pasa a “cola de pendientes” y el resto de la comunidad hace que esos contenidos pasen a la página principal, aparece así un intercambio de información donde la mayor calidad de la noticia es el criterio de selección; por lo que, en principio, parece positivo, los posibles defectos: no hay que confundir veracidad con verdad, muchas noticias pueden parecer verídicas pero ¿hasta qué punto llega el análisis del resto para comprobar fuentes y datos? De nuevo aparece el peligro.
Ejemplo de lo que aparece en Cola de pendientes en Meneame
Cola de pendientes de Meneame

Tras este análisis, extraigo una serie de conclusiones; por un lado, se perpetúa en la Web 2.0 la participación del ciudadano mediante la generación de contenidos, esto conduce a una mayor democratización de la información y reduce el monopolio de los medios que antes podían establecer sin que nadie les plantase cara, la agenda mediática que guiaba a la sociedad (el periodismo ciudadano dilapida por tanto los postulados de la Teoría de la Agenda Setting), éstas son las ventajas del periodismo ciudadano, mayor generación de temas, mayor intercambio, mayor democratización.

Por otro lado, las desventajas son la imposibilidad de asegurar la veracidad y las fuentes de la gran cantidad de contenidos generados por parte de los usuarios, hay que hacer un esfuerzo en este campo destinando a profesionales a analizar la información que vaya llegando a las redacciones (es más sencillo hacerlo desde un medio que desde una red de marcadores, hay diferencia según la especificidad del medio); y otro punto negro es la peligrosa mercantilización (o su aumento) de la información, que no ha de ser solo el producto perfecto para un consumidor, sino que ha de cumplir sus deberes con la sociedad y dar informaciones que den una visión real del mundo y no una ajustada a parámetros comerciales.

Anuncios

Demasiado ruido no deja ver

Una joven pareja comienza a discutir con fatal desenlace, la mujer muere a manos de su ex novio y éste oculta el cadáver con la ayuda de unos amigos comunes; unos hechos condenables y violentos pero tristemente cotidianos en la sociedad actual; a simple vista nos encontramos con un delito conocido, la percepción cambia cuando conocemos el nombre de la víctima: Marta del Castillo.

Marta del Castillo tenía 17 años y desapareció el pasado 24 de Enero en Sevilla, desde ese momento su historia se convirtió en objetivo de todas las cámaras.El desconcierto y el temor de la familia y amigos de Marta les llevó a iniciar una búsqueda en todo el territorio nacional con la red social Tuenti como el principal instrumento al principio y el total apoyo de los medios ante la creciente expectación social, se produjeron manifestaciones e incluso una reunión con el presidente del gobierno,José Luis Rodriguez Zapatero.

Todo el proceso llegaba paso a paso a oídos de una audiencia que encontró satisfacción cuando la desaparición se vistió de crimen, Miguel Carcaño, su exnovio, confesó haberla asesinado, el morbo se disparó entonces y toda la información sobre ambos apareció en los medios, la privacidad de los acusados: olvidada. Los perfiles de Tuenti salieron a la luz,se multiplicaron las apariciones de conocidos y amigos hablando indignados sobre el acto de Miguel en todas las televisiones, desde el periodismo se ha criticado todo el circo mediático que se ha creado alrededor del caso y las instituciones correspondientes empiezan a investigar la legalidad de las informaciones ofrecidas.

Algunas voces del periodismo se han pronunciando ya, y es que todo el seguimiento vivido poco tiene que ver con hacer buen periodismo.El éxito de detallar al extremo informaciones de suceso es de sobra conocido, ocurrió ya con el caso de Las niñas de Alcasser en 1993(enlace): el dolor de la familia se paseó sin vergüenza por los platós nacionales y aparecen paralelismos en el trato que se le dió por parte de los medios, más de una década después poco ha avanzado la sociedad y los medios; no han sido útiles los acuerdos en materia de telebasura realizados hace cinco años, ni siquiera las leyes de protección de datos ni de menores, uno de los puntos álgidos que alcanzó este despliegue fue la aparición de Rocío,la novia de 14 años de Miguel, en el programa Rojo y Negro de Telecinco, no se distorsionó su cara ni se usó ética alguna en el enunciado de las preguntar, el morbo no entiende de derechos y los beneficios que generó la emisión tampoco.

Pero no hay que perderse, no es lo mismo información periodística que espectáculo informativo y los medios aunque atiendan a leyes comerciales han de priorizar ante todo el ético deontológico de un profesional. Afortunadamente, el malestar generado entre los profesionales lleva a instituciones como la Comisión de Contenidos del Consejo Audiovisual de Andalucía o la Asociación de la Prensa comiencen a investigar todas las informaciones que se han dado sobre el caso.

Todo el seguimiento mediático que ha acompañado a Marta ha hecho que renazcan viejos debates, desde la protección de datos en las informaciones hasta el peso de la presión social y la mitificación de las víctimas en el discurso social. El dolor colectivizado y mediatizado de una familia parece cobrar legitimidad cuando es retratado por todos los medios, los padres de Marta del Castillo se han convertido en impulsores de cambios judiciales y han obtenido una audiencia con el presidente del gobierno pidiendo la cadena perpetúa para el asesino de su hija, aparece el peligro de que casos determinados e individuales se permitan el lujo de pedir normas a nivel nacional que permitan aliviar el dolor de una pérdida. Todas las peticiones serán insuficientes porque no recuperarán a Marta,el duelo no puede seguir siendo coreado por la prensa y el cotilleo, ha de vivirse en la privacidad sin alimentar el ansia de audiencias acostumbradas a realities y telenovelas, no es una ficción ni una película, es una historia real donde los implicados tienen derecho y las víctimas son, y eso es lo díficil, simplemente víctimas.
Se han visto en la prensa española y no solo en la telebasura, ejemplos de un amarillismo que sorprende por lo descarado, por ejemplo en una noticia de El Mundo se analiza al asesino, se buscan todas sus miserias, se cuestionan incluso si su madre estaba loca o si tiene una doble personalidad, en una crónica de cotilleo revestida de información periodística (consulta a expertos incluso) que produce como poco, rechazo.

La información es desde hace tiempo un valor de mercado pero ¿hasta qué punto se puede ahondar en una vida ajena?Los límites han desaparecido y la presenciade la red social Tuenti se merece una especial mención. Las redes sociales son un fenómeno joven pero fuerte, permiten a los usuarios establecer relaciones mediante vídeos, fotos y comentarios, en el caso de Tuenti se crea un perfil de usuario que está abierto a los conocidos pero que aún así ha caído en manos de los medios que han publicado sin dudarlo un momento toda la información sobre el supuesto asesino de Marta, Miguel. Además del peligro de que datos privados salgan a la luz sin ningún tipo de filtro, llama la atención la capacidad movilizadora de la red, agente indudable en la organización de manifestaciones y protestas, se demuestra por ello como un agente social más de primer orden, una forma nueva de agitar a las masas que está en manos del usuario que quiera utilizarlay que puede tener usos muy positivos a nivel social, pues se presenta como generador de noticias y debates a nivel local y global, un avance en la construcción de esa Aldea Global que aparece sin embargo deslucido, habría que atender a esta prueba de fuerza y reorientarla para construir una nueva voz que permita el intercambio social.

Son varios los puntos de crítica y debate que surgen con este nuevo caso de espectáculo mediático, es hora de buscar culpables y abandonar en parte el viejo discurso que concluye que es la audiencia la única capaz de parar el gigante de la telebasura, por qué no se han cumplido los acuerdos firmados hace cinco años, dónde está la poco discutida ética de los periódicos que han abierto con la noticia, por qué no se condena desde la profesión la falta de moral y ética que se da de forma sistemática en muchas informaciones, ya está bien de culpar a la necesidad de capital, a la felicidad de la audiencia.

La prensa y las cadenas televisivas deberían establecer un límite que no se rebasara con ningún tipo de excusa, y mucho menos con el beneficio como estandarte, el morbo y el suceso es información efectiva y barata pero no es el producto audiovisual que una televisión de calidad ofrece a sus ciudadanos, es una vergüenza que todos los medios de un país se “bajen las bragas” sin pensarlo ante la posibilidad de mayores ventas, hay que señalar todo esto para poder recriminar al público sus gustos; y en cuánto a éstos, el porqué del cotilleo, la búsqueda de la desgracia ajena para llenar las vidas postmodernas, vivir a través de una realidad televisada, acciones que conformar una visión más que negativa de la sociedad en la que vivimos y que los medios han de modificar y no legitimar, no pueden olvidar su responsabilidad como agentes sociales y esconderse sin más.


Fuentes:
El Público, artículo de Fernando Santiago en El País

El Crimen paso a paso, El Mundo

Las dos vidas del asesino de Marta del Castillo El Mundo

Caso Alcasser, El País

Dolor y Populismo, El País

Marta, Eric González El País

Mentiras y Telecirco, Roman Orozco, El País

El País, ¿Existen límites al informar sobre el caso de Marta?

Demasiado jóvenes para el plató, El País

Artículo de Wikipedia, Redes Sociales

Miedo al futuro

Los cambios siempre han sido generadores de debate y de miedo, las sociedades han avanzado e impera un falso discurso en favor del progreso que se revela falso cuando las estructuras tradicionales se desplazan, al mismo tiempo coincide un discurso inepto sobre un futuro desconocido que peca de infantil optimistmo.

En esta ocasión, la amenaza se cierne sobre el periodismo y desde los más apocalípticos se adelanta un futuro en el que el cuarto poder de la prensa se desvanece para dar paso a una lucha comercial entre empresas de internet que ofrece productos informativos cada vez más adaptados al consumidor.

A raíz de este debate surgen vídeos como éste que preven que Google domine el monopolio informativo:

Se trata de un vídeo que lanza una perspectiva excesivamente pesimista sobre el futuro del periodismo, en base al actual despunte que vive el periodismo ciudadano los profesionales se ven amenazados y en lugar de buscar los nuevos retos y posibilidades que se abren desde Internet se limitan a esperar, esgrimiendo críticas, la llegada de un futuro que le pese a quien le pese no van a poder eliminar.

Sin embargo, dejando aparte el punto de vista catastrofista que guía el vídeo; es cierto que señalan problemas reales a los que se enfrenta el periodismo y que parecen desdibujarse en el discurso de la supuesta democratización del conocimiento a través de la red, se olvida que la información no es un producto de consumo que hay que adaptar al consumidor sino una labor social, existen una serie de funciones, responsabilidades y deberes que no se pueden satisfacer ni cubrir con los resultados de una búsqueda en  Google.

Resulta beneficioso por tanto mostrar los límites de la red y desmitificar la supuesta globalización de la información, que como dice el vídeo no es más que un intercambio de banalidades culturales que satisfagan la curiosidad del consumidor y no informaciones contrastadas, contextualizadas e interpretadas, labores que desempeña la prensa y seguirá desempeñando en ese futuro que tanto temen ciertos sectores si se toma la decisión de adaptarse a los nuevos medios y las posibilidades que abren al profesional del periodismo que tendrá nuevos retos y al que se le exigirán nuevos conocimientos pero que no va a desaparecer, sino transformarse.

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

  • Calendario

    • septiembre 2017
      L M X J V S D
      « May    
       123
      45678910
      11121314151617
      18192021222324
      252627282930  
  • Buscar