Futuro en clave HTML

El futuro siempre ha sido un dibujo repleto de coches voladores y autómatas que sustituirían a los hombres en los trabajos mundanos, pero dejando la ciencia ficción aparte, cuando ahora la sociedad imagina el futuro los avances tecnológicos y de comunicación son uno de los valores que vienen a la mente, y que en nosotros se encargan de vender y proyectar desde este vídeo de Microsoft, o desde el nuevo portal informativo Lainformacion.com

Ambos comparten una idea del futuro donde el soporte en papel ha quedado totalmente en el olvido, sus tradicionales funciones las adoptan pantallas que cambian su forma y se vuelven adaptables a todo tipo de superficie, la información lo domina todo y no tiene límites de localización, la conexión empapa la realidad de viajes repletos de música y libros táctiles, con periódicos a la carta que poco tienen que ver con las rotativas actuales.

Parece claro, por tanto, que en el futuro la sociedad ha de avanzar a una supuesta democratización de los medios que hará que todos tengamos un acceso igualitario a la red y a las tecnologías. El consumidor olvidará su anterior pasividad frente a la caja tonta para generar su propio espectáculo a través del ordenador.

Con esa perspectiva de futuro y el no menos importante momento actual, nos encontramos con interrogantes en el mundo de la comunicación y la prensa. Y es que la prensa tradicional pierde cada vez más lectores en un contexto en el que los anunciantes huyen debido a la crisis, y gracias a otro soporte en expansión y cada vez más masivo: la red. Dicen que están variando su modelo de negocio y éste se orienta a la ciberesfera, los periódicos han hecho un primer acercamiento a la red con las ediciones impresas, sin embargo, desde muchos sectores se observa que no es suficiente.

Y es que la especificidad del medio es más patente que nunca, no sirve con llevar lo impreso a la red, hay que adaptarse al soporte e iniciar medios que respondan a las exigencias del internauta.Para ello, algunos apuntan hacia la personalización extrema de contenidos, periódicos a la carta que se rijan por las preferencias del usuario, mientras que otros ven esta opción como una pérdida de la carga informativa y una pérdida del cuarto poder de la prensa.

Ni que decir tiene que no se puede permitir en pos de la democracia que los principales generadores de información sean los consumidores, los periódicos garantizan la rigurosidad de sus contenidos y dan un valor de verdad por su mera existencia a los textos que defienden. Esa autoridad no va a perderse porque se inicie un periodismo ciudadano sino que ha de reforzarse y enriquecerse con el debate abierto entre medios y lectores que permite la red, que el foro de discusión lleve al avance y no a la subordinación de unos sobre otros.

La figura del periodista pues, sigue asegurando que la información que da es veraz y no pierde su función de intermediario con el receptor, la disciplina y la profesión no van a desaparecer porque varíe el medio, como no ha desaparecido con otros avances. Desde el periodismo ya se crea un concepto algo sarcástico del nuevo periodista

Si el periódico impreso va a desaparecer o no, podemos aventurar que las ediciones diarias que pueden obtenerse online corren mayor peligro que los suplementos y dominicales que exigen del lector una dedicación mayor, más sencilla de establecer con el ejemplar impreso.

No sé hasta qué punto los avances tecnológicos que se aventuran en el futuro serán favorables o se volverán una fábrica más de medios de los que depender y donde ahogar las frustraciones cotidianas, disertaciones aparte, el futuro es el siguiente tren y hay que apretar el paso para que no perderlo.

Fuentes:
El periódico digital del futuro, La flecha
Perogrullo, blog de Pepe Cervera
Newspapers: 5 Ways to Avoid Extinction, Woody Lewis
Mangas verdes, blog de Manuel M. Almeida
Vídeo de Lainformacion.com

Directorio de blogs españoles

Anuncios

Globalización vs imperialismo

Y de nuevo nos ocupa la tecnología digital y los cambios sociales que se producen debido a su presencia global, a través del documental De Gutemberg a Gates se hace un análisis de las que, dicen, son las dos mayores revoluciones del mundo moderno: la imprenta de Gutemberg y la presencia global de Internet gracias al invento de Gates y su multinacional Microsoft.

Vodpod videos no longer available.

A través de diversas microhistorias, se nos muestra como Internet ha variado las costumbres sociales en todos los aspectos, desde el ocio hasta el aprendizaje.

Destaca el caso de Bután, último país en incorporarse a la “red de redes” y que ya cuenta con un humilde periódico online que permite conocer la actualidad del pequeño estado a todos aquellos que residan en el extranjero. La informática lo inunda todo y la globalización se vale de las autopistas de la información para alcanzar todos los rincones, las voces críticas como la pequeña multinacional Media Channel, que aparece en el documental , intentan que no se produzca un total monopolio de las grandes multinacionales estadounidenses sobre las TIC. Y es que las alianzas empresariales de grandes corporativas destinadas a liderar el nuevo capitalismo digital son el pan de cada día.

Con el objeto de evitar que todas las culturas se vuelvan “más americanas” se generan iniciativas para defender las culturales locales, también a través de la red.

Para Bill Gates el panorama es viejo, afirma que el capitalismo digital es como cualquier tipo de capitalismo, lo que importa es crear el mejor producto y generar la mayor cantidad de beneficios, el mercado avanza y si las empresas no se readaptan desaparecen, también un gigante como Microsoft.

Es fácil ver como dos discursos contrarios conviven en lo que a la red respecta. Mientras que las nuevas tecnologías intentan disfrazarse de democracia, intercambio de información y de culturas, se presentan al mismo tiempo como un mercado en expansión en el que sólo las grandes alianzas corporativas podrán llevar la iniciativa y donde la globalización afecta solo a unos pocos países. Para el resto globalización implica imperialismo estadounidense, Mc Donalds en cada esquina y una oferta cultural made in Hollywood a la que casi ninguna industria local puede ofrecer competencia.

O casi ninguna, y es que la India aparece como motor económico y tecnológico, se crean nuevos softwares y se doblan los esfuerzos para que las nuevas tecnologías abaraten sus costes y sean más accesibles para las grandes masas.

Pequeño consuelo que anima a seguir generando contenidos en la red y a tener una visión real de la misma, Internet no implica democracia pero tampoco es una herramienta de dominio mundial al más puro estilo cómic, y esa es la conclusión que extraigo de ver este documental; que Internet es (como tiendo a repetir en cada entrada) una herramienta, ni una panacea ni un arma de dominación; es cierto que lo engloba todo y que el motor son las empresas estadounidenses, como también es cierto que en la red manda el usuario y no puede ver cortada su capacidad de generar contenidos aunque lo americano sea mayoría.

  • Calendario

    • septiembre 2017
      L M X J V S D
      « May    
       123
      45678910
      11121314151617
      18192021222324
      252627282930  
  • Buscar